¿Sufrió CFK el Síndrome de Hubris?

La mandataria fue blanco de diversas acusaciones. Foto: Google

Lo bueno: El  Síndrome es transitorio, mientras la persona deja el poder.
Lo malo: Las personas se descontextualizan de la realidad y toman decisiones incorrectas.
Lo feo: Los mandatarios con Hubris son soberbios, egocéntricos y despiadados.

 

 A mediados del año 2013, el periodista Nelson Castro desató ‘una guerra’ contra la  presidenta de Argentina en esa época: Cristina Fernández de Kirchner. El comunicador  social usó los estudios que posee en medicina para asegurar que la mandataria padecía del Síndrome de Hubris.  La aseveración desató una ola de polémicas en el país.

Poco se conocía sobre la llamada ‘enfermedad del poder’. El médico y político británico David Owen fue el primero en  identificar este síndrome,  lo definió  como el comportamiento lleno de soberbia y arrogancia que ostentan  ‘poderosos’ y que ocasiona que actúen contra del sentido común.

 

 

(Le puede interesar: ¿Acabó Macri con la democratización de la cultura?

 

Bajo este mismo concepto, el  integrante de la  Asociación Psicoanalítica Argentina Harry Campos Cervera, dijo en declaraciones a Infobae que  "el síndrome de Hubris saca su nombre del teatro de la Grecia antigua y aludía particularmente a la gente que robaba escena. Empezó a usarse como trastorno de personalidad al observarse ciertas características en funcionarios que tienen un cargo de poder"

 

Aunque el padecimiento no está en el manual de Psiquiatría,  no quiere decir que la presencia de ciertas características  no lleve a un diagnóstico médico.

El especialista  señaló que los rasgos de una persona con  Hubris se centran el narcisismo, creen que quienes los critican son sus enemigos y deformación de la realidad.

El trastorno es transitorio, ya que a pesar que tiene características  psiquiátricas, predomina el tema sociológico porque se relaciona con el momento que vive la persona. La enfermedad tiene cura ‘ya que se revierte desde el mismo momento que se deja el poder’

Al respecto, Nelson Castro escribió un libro ‘Secreto de Estado: La verdad sobre la salud de Cristina Fernández de Kirchner’

En el texto recalcó que la conducta que CFK mantuvo durante todo su mandato fue producto de cinco elementos: personalidad narcisista, bipolaridad, síndrome de Hubris, atrofía frontal bilateral y el estrés.

 

 

“En ese momento la Presidenta piensa que es única y casi el centro del universo, que sabe todo, que la realidad es la que ella cree que es, y no la que es” dijo Castro.

(Le puede interesar: Museos: asignatura aplazada de los estudiantes mexicanos

La ex – presidenta en una sola oportunidad se refirió a las acusaciones. Aprovechó su asistencia al programa de Jorge Rial ‘Desde otro lado’ para decir: "No lo veo. Me contaron que me habla por el televisor; me parece que el que tiene que ir al psicólogo es él".

 

 

 

El Mundo Hoy / Argentina