¿Es suficiente el poder militar de México para combatir el crimen?

México está en el puesto 31 detrás de Brasil y Colombia. Foto: Google

La industria de armas  es un negocio mundial que abarca la fabricación, tecnología militar y comercialización.

Todos los gobiernos tienen un departamento ligado a la manufactura de armas, compra y venta de equipos, municiones y otros artículos militares.

Se estima que cada año se producen más de 1,5 billones de dólares en gastos militares en todo el mundo, es decir el 2,7% del PIB (Producto Interno Bruto), lo que representa un descenso de 1990, cuando los gastos militares se ubicaban un 4%.

(Le puede interesar: ¿Desaparecerá el patrimonio arqueológico de México?)

La seguridad nacional se ha convertido en el eje de cada  gobierno dirigido al resguardo del país y por ende al crecimiento económico y social.

El ranking de Global Firepower (GFP) sobre los ejércitos en el mundo ubica a México en el puesto 31 detrás de Brasil y Colombia.

GFP también señala que en el tema presupuestario México ha invertido 7 mil millonesde dólares en el área.  Tiene 267.500 miembros activos de las fuerzas armadas, una reserva de 76.500,  695 vehículos de combate, 362 aeronaves y 143 buques.

En cuanto a las importaciones de armamento, México incrementó un 180% el valor entre 2012 y 2016.

Esta cifra lo convierten en el segundo mayor importador de armas de toda Latinoamérica —solo por detrás de Venezuela—EE UU suministró el 56% del material importado por los mexicanos.

La carrera armamentística, inversión, importación y convenios de México tiene un solo  fin: enfrentar la guerra contra los cárteles del crimen organizado. Los resultados? Aún están por conocerse ya que los operativos bilaterales para detener el flujo de armas no son exitosos: siendo optimistas, sólo se detiene la entrada del 16%, afirma el doctor enPolítica Pública del Instituto Tecnológico de Monterrey, Eugenio Weigend Vargas, en un artículo publicado en Nexos el año pasado.

El Mundo Hoy / México