Siglo y medio de arqueología en España

There are several Replica Roex websites that are dedicated specifically to the online sale of quality replicas, perfectly assuming the nature of the products and offering all the technical support. To find out which ones you can trust, see for example the Replica Gucci Handbags Reviews, which analyzes and ranks top replica watches sellers.Still, Replica Christian Dior Handbagswe emphasize that we do not recommend the conscious acquisition of a replica in any way. A copy never replaces the original, and even if you think you can fool others, you’re really only fooling yourself. If you want a top watch and you do not have the conditions to get it, it is always best to start your collection with an authentic Replica Watches of a lower brand but still of Replica Roex Watches the highest quality.

Siglo y medio de arqueología en España

Lo más interesante es buscar la historia que tratan de contar las piezas en su conjunto: el relato de 150 años de arqueología en España, inaugurados con la constitución del Museo Arqueológico Nacional en 1867. Foto: Agencias

150 años cumple la arqueología en España y como ya no está del todo claro que lleguemos a los 151, Acción Cultural Española ha celebrado el aniversario con una exposición en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. El Poder del Pasado se llama la muestra y el visitante puede entenderla de dos maneras.

Lo más obvio es pasear por sus vitrinas como el que descubre una reunión de grandes éxitos de la arqueología de toda España: el Ídolo de Tara de los canarios prehispánicos, la corona de Sancho IV de Navarra, el Efebo de Antequera... La selección de tesoros es formidable.

Pero lo más interesante es buscar la historia que tratan de contar las piezas en su conjunto: el relato de 150 años de arqueología en España, inaugurados con la constitución del Museo Arqueológico Nacional en 1867.

Gonzalo Ruiz Zapatero, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid y comisario de la muestra, explica los capítulos de esta historia, empezando por su prólogo. "Antes de 1867 no había arqueología, había anticuarismo, un afán por acumular objetos del pasado cuyo valor estaba en su belleza estética".

Ruiz Zapatero reconoce que es fácil hacer una caricatura del anticuarismo, pero que aquellos diletantes divinos intuyeron muchas de las prácticas y habilidades de la arqueología: el hábito de dibujar las piezas, la forma de exponerlas...

Página siguiente: la apertura del Museo Arqueológico Nacional y la proliferación de sociedades arqueológicas por toda España convierte a la antigua afición en disciplina.

Aunque fuera una disciplina secundaria. Ruiz Zapatero habla de una "arqueología filológica, al estilo de Winkelmann en Grecia". El plan consistía entonces en utilizar los hallazgos arqueológicos para afianzar el conocimiento procedente de los textos escritos.

1912 y 1960 son los siguientes hitos en esta historia. En 1912 debutaron los estudios de arqueología en España, lo que abrió un periodo de grandes conquistas. Fue la época en la que se avanzó en el conocimiento del Paleolítico y de las primeras sociedades agrarias y en la que la arqueología medieval avanzó desde el fetichismo hasta el interés historiográfico verdadero.

1960, por fin, marca la profesionalización de la disciplina. ¿Determinó la dictadura el oficio de arqueólogo en España? ¿Es, en resumen, esta historia la misma que la de los demás países de Europa? "Algunos condicionantes sí que impuso la dictadura", explica Ruiz Zapatero.

"Durante sus primeros años, hubo un énfasis en encontrar yacimientos celtas por toda la península y en ignorar los iberos". ¿Y eso? Los celtas, blancos y rubios, casaban mejor con la imagen de la España amiga de Alemania de los primeros años 40. Los iberos, en cambio, no eran suficientemente arios para el franquismo.

La democracia cambió la vida delos arqueólogos, como ocurrió con tantos oficios. La Ley General del Patrimonio Histórico de 1986 impuso una buena praxis que se fue trasladando a las comunidades autónomas, entre cuyas competencias se incluye el cuidado del patrimonio.

Las series de televisión y las revistas especializadas convirtieron la disciplina en un oficio atractivo y popular. Juan Luis Arsuaga, una cara reconocible a simple vista en la inauguración de El poder del pasado, puede ofrecerse a sí mismo como ejemplo.

El Mundo