El nombre María continúa como el más popular en el Ecuador

There are several Replica Roex websites that are dedicated specifically to the online sale of quality replicas, perfectly assuming the nature of the products and offering all the technical support. To find out which ones you can trust, see for example the Replica Gucci Handbags Reviews, which analyzes and ranks top replica watches sellers.Still, Replica Christian Dior Handbagswe emphasize that we do not recommend the conscious acquisition of a replica in any way. A copy never replaces the original, and even if you think you can fool others, you’re really only fooling yourself. If you want a top watch and you do not have the conditions to get it, it is always best to start your collection with an authentic Replica Watches of a lower brand but still of Replica Roex Watches the highest quality.

El nombre María continúa como el más popular en el Ecuador

María encabeza el nombre más popular del país. Foto: Google

Según la información del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), disponible en la aplicación para conocer nombre y apellidos, en el país se han registrado 977 900 Marías desde el año 1800 hasta el 2016. En 1981 se logró el pico más alto en la popularidad de este nombre en el Ecuador con 15 921 inscritas en ese año. Según el INEC, desde 1800 hasta el 2016, María encabeza el nombre más popular del país. El 2016 se registraron 2 736 Marías en el país, siendo la provincia de Guayas la que más registros tiene, con 606. Este nombre por lo general es combinado con otro.


Las combinaciones más comunes son: María Fernanda, con 36 691 inscritas; María José, con 35 683; María Isabel, con 25 230; Ana María, con 23 895, seguidas por las variantes: María Dolores, María Belén, María Cristina, María Gabriela y Flor María. En el país, varias personalidades llevan este nombre, como la actriz y deportista María Teresa Guerrero, la ex miss Ecuador María Susana Rivadeneira, la actriz Flor María Palomeque, la canciller María Feranda Espinosa, entre otras.

Fuente: El Comercio