Nate se debilitó al ingresar en Estados Unidos

There are several Replica Roex websites that are dedicated specifically to the online sale of quality replicas, perfectly assuming the nature of the products and offering all the technical support. To find out which ones you can trust, see for example the Replica Gucci Handbags Reviews, which analyzes and ranks top replica watches sellers.Still, Replica Christian Dior Handbagswe emphasize that we do not recommend the conscious acquisition of a replica in any way. A copy never replaces the original, and even if you think you can fool others, you’re really only fooling yourself. If you want a top watch and you do not have the conditions to get it, it is always best to start your collection with an authentic Replica Watches of a lower brand but still of Replica Roex Watches the highest quality.

Nate se debilitó al ingresar en Estados Unidos

Más de 100 mil personas se encontraban sin servicio eléctrico por los efectos de Nate. Foto: Google

Nate se debilitó aún más en la mañana del domingo y pasó de tormenta a depresión tropical mientras avanzaba tierra adentro por el sur de Estados Unidos, adonde había llegado como huracán tras dejar un rastro de muerte y destrucción en Centroamérica.

En la costa sur estadounidense, Nate hacía sentir su poder ocasionando inundaciones y masivos cortes de energía, que podrían extenderse hasta por una semana. Se trata del tercer ciclón en afectar la zona en los últimos dos meses, como parte de una temporada de huracanes especialmente activa.

Más de 100 mil personas se encontraban sin servicio eléctrico por los efectos de Nate, que antes de ser rebajado a tormenta tropical tocó dos veces tierra en el sur de Estados Unidos: primero en Luisiana en la noche del sábado y horas después en la costa de Mississippi.

Algunas zonas sufrieron inundaciones de unos 2,5 metros y se esperaba que la tormenta produjera hasta 25,4 centímetros de lluvia, según el NHC.

Trump liberó ayuda federal para ayudar a mitigar el impacto de la tormenta en Luisiana y Mississippi, en caso de que fuera necesaria.

Pero Nueva Orleans, que había sido devastada por el huracán Katrina en 2005, que dejó 1.800 muertos, parece haber escapado de la furia de Nate.

Nueva Orleans ha mejorado sus sistemas de contención tras el devastador Katrina, pero los responsables gubernamentales advierten que ello no ha eliminado el riesgo de inundaciones.

A su paso por Centroamérica, Nate dejó una estela mortal: al menos 16 personas fallecieron en Nicaragua, 10 en Costa Rica tres en Honduras y dos en El Salvador

En la región, aún se contabilizaban daños, se intentaba ubicar a personas desaparecidas y reestablecer contacto con comunidades aisladas tras la caída de puentes y la inundación de caminos.

Nate es el último de una serie de tormentas letales que golpea el Caribe en esta especialmente fuerte temporada de huracanes, que suele durar de junio a noviembre. El sureste de Estados Unidos fue duramente azotado en agosto por dos huracanes: Harvey, que provocó más de 70 muertos y considerables daños materiales, e Irma, que tras pasar por las Antillas alcanzó la categoría 5 y provocó 12 muertos en Florida.

Otra poderosa tormenta, el huracán María, devastó el Caribe a fines de setiembre, incluyendo a Dominica y Puerto Rico, territorio estadounidense.

 

Fuente: El Observador

Etiquetas: