Adopción homoparental, legales pero ¿con desventajas?

 

Lo bueno: Se promueve la igualdad y el respeto por quienes son o piensan diferente.
Lo malo: Lo derechos de algunos pueden afectar la vida de otros, los hijos de parejas homoparentales pueden resultar afectados por la decisión de sus padres o madres.
Lo feo: Estudios arrojan resultados positivos en relación al futuro de estos niños, pero también negativos y aún falta mucho por conocer.

 

En el año 2000 Holanda decidió dar el primer paso y legalizó a adopción homoparental conjunta en todo su territorio, a partir de entonces varios países se han ido sumando a esta iniciativa y han desestimado que la orientación sexual sea determinante para aprobar o no al solicitante, la adopción.

En el caso de Estados Unidos el Tribunal Supremo aprobó en 2015 la legislación del matrimonio entre personas del mismo sexo en todo el territorio nacional.

La sentencia establece que los estados están obligados a conceder licencias de matrimonio a las parejas del mismo sexo, bajo la 14 Enmienda de la Constitución, que garantiza la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley.

(Le puede interesar: Trabajo infantil: Una forma de violar los derechos de los niños)

En 2016 el juez de distrito de Mississipi Daniel Jordan decidió que no se puede negar el derecho a la adopción a las parejas del mismo sexo, eliminando la última prohibición al respecto en todo el país.

 

 

Jordan falló a favor de las parejas del mismo sexo basándose en Obergefell V. Hodges, la decisión de 2015 del Tribunal Supremo que legalizó el matrimonio igualitario en todo el país, pues afirmó que esa decisión convierte en inconstitucional la negación de derechos de adopción entre parejas del mismo sexo.

Mississippi era el último estado que prohibía a las parejas del mismo sexo adoptar un hijo en conjunto y convertirse en sus padres legales, según datos del Family Equality Council.

Y ¿Qué pasa con los hijos?

Un estudio elaborado por el profesor Mark Regnerus, sociólogo del Centro de Investigación sobre la Población, de la Universidad de Texas, junto a ocho científicos de las ciencias sociales de distintas universidades norteamericanas, concluyó que los jóvenes que han crecido en hogares formados por parejas del mismo sexo son más proclives a padecer problemas mentales, relaciones menos estables y mayor tasa de criminalidad.

"La estadística muestra con cierta claridad que los hijos criados por padres gays o lesbianas están, en promedio, en una desventaja significativa cuando se comparan con los hijos criados por sus padres biológicos, casados, en familias intactas", afirma Regnerus en su informe.

Por otro lado, en uno de sus últimos metaanálisis de la Asociación de Psicólogos Estadounidenses (APA), los autores encontraron evidencia científica de que los hijos de padres gays presentaban mejores resultados que los de progenitores heterosexuales en los diversos parámetros psicológicos analizados.

 

 Ricky Martin con sus hijos en el parque. Foto: Hulia Boz Getty Images

Ricky Martin con sus hijos en el parque. Foto: Hulia Boz Getty Images

 

En primer lugar, los matrimonios del mismo sexo son más proclives a tener una mejor situación económica, menos pobreza y mayor nivel educativo que los heterosexuales.

La segunda razón se refiere a la preparación paterna. Los propios progenitores se sientes acomplejados con respecto a su capacidad de ser buenos padres, razón por la cual buscan apoyo y recursos educativos antes de lanzarse a la aventura de ser padres, lo que no ocurre en el casi 50 por ciento de las heterosexuales.

(Le puede interesar: Niños con asma: ¿Futuros gordos?)

También se atribuye el resultado inesperado a la propia composición de las familias homoparentales, que se distribuyen los roles de manera más igualitaria.

Aceptan en el estudio que existen limitantes por ser este  un campo de estudio "muy joven" y que es imprescindible realizar más y más estudios, incluyendo por ejemplo a lesbianas que no figuraron en este estudio.

El Mundo Hoy / EEUU