Niños chilenos tienen serios problemas con la lectura

There are several Replica Roex websites that are dedicated specifically to the online sale of quality replicas, perfectly assuming the nature of the products and offering all the technical support. To find out which ones you can trust, see for example the Replica Gucci Handbags Reviews, which analyzes and ranks top replica watches sellers.Still, Replica Christian Dior Handbagswe emphasize that we do not recommend the conscious acquisition of a replica in any way. A copy never replaces the original, and even if you think you can fool others, you’re really only fooling yourself. If you want a top watch and you do not have the conditions to get it, it is always best to start your collection with an authentic Replica Watches of a lower brand but still of Replica Roex Watches the highest quality.

Niños chilenos tienen serios problemas con la lectura

Es importante dar a los niños la oportunidad de que elijan diariamente qué libro quieren leer. Foto: Google

En Chile hay un problema serio con la lectura, tanto en relación a la frecuencia como a la comprensión de los textos, y que ha llevado a que los índices de lectura sean más bajos que el promedio mundial.

En este contexto y entendiendo que la capacidad de leer y comprender lo que se lee son herramientas fundamentales para aprender e ir avanzando en las diferentes etapas de la vida, inculcarles a los hijos el gusto por leer se ha vuelto un gran desafío para los padres. En los tiempos que vivimos de ritmos acelerados y con una fuerte predominancia de lo digital, cada vez se destina más tiempo a televisión, computador y dispositivos móviles y menos tiempo a la lectura.

“Para acercar a los niños a la lectura es fundamental que tengan modelos lectores. El gusto por esto es algo que se fortalece en base a la imitación y trae diversos beneficios, como el desarrollo del lenguaje, la concentración y la imaginación”, explica María Luisa Orellana, directora del Programa Educativo de Jardines Infantiles Vitamina.

 

A continuación, la experta entrega una serie de recomendaciones para que los padres fomenten la lectura en los niños:

Formar el hábito de lectura diaria: Se sugiere que desde temprana edad los padres les lean a los niños todos los días entre 5 y 10 minutos, apoyando el relato con gestos con las manos y expresiones faciales para atraer su atención. Para niños pequeños, se recomienda comenzar leyendo progresivamente: un día leer una o dos páginas, al siguiente leer el mismo cuento desde el comienzo e integrar una o dos más, y así sucesivamente. Leer el mismo cuento permite que el niño vaya reconociendo personajes, entendiendo mejor la historia y se logre anticipar a lo que viene, lo que le da confianza y fomenta su interés.

Escoger un lugar y un horario adecuado: Si bien la lectura se puede desarrollar en cualquier parte, se recomienda crear un ambiente adecuado para esto, tranquilo y sin distracciones. Para instalar “rutinas de lectura” se recomienda hacerlo antes de dormir, lo que favorece la atención e induce el sueño.

Darles la oportunidad de elegir: Es importante dar a los niños la oportunidad de que elijan diariamente qué libro quieren leer, así reconocen y manifiestan sus intereses y se comprometen con el relato. Es frecuente que los niños pidan que les lean su historia favorita una y otra vez, y es importante acogerlo y luego invitarlos a que ellos cuenten la historia.

Aprovechar estas oportunidades para enseñarles cómo se lee: Es un aporte a su aprendizaje lector temprano el compartir con los niños cuáles son las partes del libro: portada, autor e ilustraciones, y explicarles la forma en la cual se lee: de adelante hacia atrás, de arriba hacia abajo y de izquierda a derecha.

Libros para cada etapa: No todos los cuentos son apropiados para todas las edades, por esto es bueno contar con ciertos criterios de selección. En una primera etapa se recomiendan libros centrados en imágenes y que sean de tela o cartón, con distintas texturas y colores. Luego se propone seguir con historias cortas y simples relacionadas con sus experiencias cotidianas para, posteriormente, continuar con historias bien desarrolladas que tengan temáticas que sean del interés de los niños.

Comentar los libros: Al terminar la lectura, es bueno hacer preguntas simples, como: ¿Qué es lo que más te gustó de la historia? ¿Qué paso al final? ¿Cuántos animales había en la historia? Cuando son mayores esto se puede enriquecer con preguntas como: ¿Qué opinas del cuento?, ¿Por qué piensas que pasó?, ¿Cómo lo abrías resuelto? Etc.

Generar espacios de lectura: Es recomendable que los niños tengan acceso permanente a diferentes tipos de textos, en especial a cuentos, es por eso que se sugiere crear un “rincón de lectura” en la casa, como también visitar bibliotecas y organizar momentos de lectura familiar.

¿Qué leer según la edad?

Desde los primeros meses de vida: “La pequeña oruga glotona”, de Eric Carle; “¿Están dormidos?”, de Constance von Kitzing; “Buenas noches gorila”, de Peggy Rathmann; “Los tres chanchitos”, de autor anónimo y “Una cena elegante”, de Keiko Kasza.
Desde los 3 años: “Clic, clac, muu Vacas escritoras”, de Doreen Cronin; “Blancanieves y los siete enanitos”, de autor anónimo; “Pato está sucio”, de Satoshi Kitamura y “Willy el tímido” de Anthony Browne.
Desde los 4 años: “Adivina cuánto te quiero”, de Sam McBratney; “Feliz Cumpleaños Vivi”, de Jung-Hee Spetter; “Las diez gallinas”, de Silvia Dupuis y “Choco encuentra una mamá”, de Keiko Kasza.

 

Fuente: ITV-Patagonia