¿Qué puede hacer Unicef con la desnutrición de los niños australianos?

There are several Replica Roex websites that are dedicated specifically to the online sale of quality replicas, perfectly assuming the nature of the products and offering all the technical support. To find out which ones you can trust, see for example the Replica Gucci Handbags Reviews, which analyzes and ranks top replica watches sellers.Still, Replica Christian Dior Handbagswe emphasize that we do not recommend the conscious acquisition of a replica in any way. A copy never replaces the original, and even if you think you can fool others, you’re really only fooling yourself. If you want a top watch and you do not have the conditions to get it, it is always best to start your collection with an authentic Replica Watches of a lower brand but still of Replica Roex Watches the highest quality.

¿Qué puede hacer Unicef con la desnutrición de los niños australianos?

Los pueblos aborígenes son bastante pobres

Una correcta nutrición crea  los pilares para la buena salud  y crecimiento  infantil. Los niños bien alimentados están mejor preparados para aprender  y  vencer posibles enfermedades, desastres y otras crisis globales.

Sin embargo, para los millones de niños que padecen malnutrición, la realidad es diferente. Cada año, más de tres millones de niños mueren a causa de esta enfermedad. Para muchos otros, la malnutrición crónica acaba desembocando en tardanzas en el crecimiento y retrasos cognitivos.

La mayoría de niños australianos gozan de privilegios, pero un pequeño porcentaje  de hijos de aborígenes o víctimas de la pobreza se les  viola su derecho a  una correcta alimentación.

Los pueblos aborígenes son bastante pobres, de ahí que muchos niños indígenas padezcan hambre y sean víctimas de la desnutrición severa.

Este escenario es propicio para que el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef)fortalezca las capacidades del gobierno y los agentes locales con la finalidad de intensificar el tratamiento de la malnutrición grave. Esto incluye apoyar e institucionalizar los programas de tratamiento a través de mecanismos de planificación nacionales y cambios en las políticas.

Asimismo,  la promoción de la problemática de los  niños aborígenes  con la intención de posicionar la malnutrición aguda como una prioridad de la salud pública del gobierno australiano.

El Mundo Hoy /Australia