Cambio climático acabó con los tigres de Tasmania en Australia

There are several Replica Roex websites that are dedicated specifically to the online sale of quality replicas, perfectly assuming the nature of the products and offering all the technical support. To find out which ones you can trust, see for example the Replica Gucci Handbags Reviews, which analyzes and ranks top replica watches sellers.Still, Replica Christian Dior Handbagswe emphasize that we do not recommend the conscious acquisition of a replica in any way. A copy never replaces the original, and even if you think you can fool others, you’re really only fooling yourself. If you want a top watch and you do not have the conditions to get it, it is always best to start your collection with an authentic Replica Watches of a lower brand but still of Replica Roex Watches the highest quality.

Cambio climático acabó con los tigres de Tasmania en Australia

Los tigres de Tasmania, de un tamaño similar a un perro grande. Foto: Google

El cambio climático fue responsable hace unos 3.000 años de la desaparición del tigre de Tasmania de la zona occidental de la Australia continental, según publica un estudio.

El cambio climático, que habría comenzado hace 4.000 años, se dio particularmente por una mayor tendencia a las sequías a causa del patrón "El Niño-Oscilación del Sur", vinculado a las variaciones de calor del océano y la atmósfera, según la investigación del Centro Australiano de ADN Antiguo de la Universidad de Adelaida.

El tilacino, como también se conoce a esta especie parecida a un tigre por las franjas que cruzaban su lomo, llegó a habitar antiguamente en Australia continental y en la isla de Nueva Guinea.

Sin embargo, cuando los europeos llegaron a Oceanía en el siglo XVIII, la población de este animal se concentraba en la isla de Tasmania, sur de Australia.

Una intensa campaña de caza entre 1830 y 1909, alentada por recompensas, contribuyó a la extinción del considerado como mayor depredador terrestre del continente oceánico de los tiempos modernos, al que se culpaba de comerse al ganado.

Los tigres de Tasmania, de un tamaño similar a un perro grande, se extinguieron hace 81 años cuando murió, en 1936, el último ejemplar en el zoológico de Hobart.

"Pero las razones de su desaparición en la Australia continental y su supervivencia continua en Tasmania siguen siendo un misterio", explicó el coordinador del proyecto, Jeremy Austin, subdirector del Centro Australiano de ADN Antiguo, en un comunicado.

 

Fuente: El País